Disfunción Eréctil

La disfunción eréctil, o también llamada impotencia, es una patología que afecta  a una gran cantidad de hombres en el mundo, según las estadísticas hay aproximadamente entre 20 y 30 millones de hombres que la padecen. La incidencia de la DE es en pacientes de entre 40 y 70 años, aunque los jóvenes no quedan exentos de la patología y la sufren.

¿Qué es Disfuncion Erectil?

Para definir que es disfuncion erectil, podemos decir que se trata de la imposibilidad de tener una erección adecuada para mantener una relación sexual. Es decir que no se logra una erección, se logra obtenerla pero no tiene la dureza suficiente para el coito; o en la tercera opción, se logra una erección pero no dura lo suficiente para tener sexo.

Cabe aclarar que la mayoría de los hombres han tenido o tendrán al menos un episodio de falta de erección en su vida, pero eso no significa que se trate de una patología. Según los especialistas, puede considerarse un caso de impotencia, cuando los episodios se prolongan durante un tiempo mayor a 3 meses, y con una incidencia de mínimo el fracaso en el 25% de las veces que se intenta mantener una relación sexual.

Sintomas de Disfuncion Erectil

El principal síntoma es sin duda la falta de erección o de una erección correcta para poder mantener un coito exitoso, pero a éste, se le suman otros sintomas de impotencia que puedes o no sufrirlos y te ayudarán a identificar tu problema y la intensidad del mismo:

  • La presencia de erecciones nocturnas sin concretarlas durante el día.
  • La aparición de erecciones en la masturbación pero no en el coito.
  • Eyaculaciones espontáneas en la noche o al amanecer.
  • Episodios de eyaculación precoz.
  • Presencia de una curvatura en el pene, generalmente es un síntoma de disfuncion erectil presente en los pacientes con enfermedad de Peyronie y presenta un dolo cuando se genera la erección.
  • Frustración acompañada por depresión.
  • Episodios de ansiedad durante la posibilidad de tener relaciones sexuales.
  • Sentimientos de culpa.
  • Buscar la forma de evitar las relaciones sexuales.

Cabe aclarar que en cuanto se detectan los síntomas de la impotencia es imprescindible que se consulte con un profesional para poder realizar las acciones correctas, cuanto más tiempo esperes se volverá aún más grave, porque entra en juego la psicología, estableciendo un círculo vicioso; es decir que la impotencia masculina te traerá depresión y ansiedad; y a su vez, éstos traerán más impotencia.

Causas de Impotencia Masculina

Las causas de disfuncion erectil son variadas y dependen de cada hombre en particular, presentándose una gran diferencia entre aquellas orgánicas (relacionadas con algún trastorno o enfermedad), psicológicas (relacionadas con trastornos psicológicos) y las relacionadas con el consumo de sustancias.

A continuación te presentaremos las causas de impotencia masculina más comunes y que causan la mayor cantidad de los casos:

Cirugías y traumatismos: Hay determinadas cirugías que tienen como consecuencia la disfunción eréctil, especialmente aquellas realizadas en la próstata, la vejiga y el recto. En cuestión con los traumatismos, los más comunes son los de pelvis, columna y cráneo.

Enfermedades cardiovasculares: La erección se genera cuando los cuerpos cavernosos del pene se llenan de sangre, por lo que los problemas presenten en la circulación y las arterias son un fuerte disparador de la disfuncion erectil; por ejemplo los problemas de corazón, colesterol, hipertensión arterial, etc.

Enfermedades neurológicas: Como lo mencionamos en el anterior, la erección se produce con la circulación sanguínea, pero es el cerebro el que indica dicho proceso mediante la excitación y los estímulos sexuales. Cuando las terminaciones nerviosas y las zonas de la médula que se relacionan con dichos estímulos están dañadas aparecen problemas de erección, como por ejemplo en enfermedades como la epilepsia, la esclerosis múltiple, mal de Parkinson, lesiones en la médula, mal de Alzheimer, etc.

Atrofia muscular: Es una patología que se padece generalmente cuando se sufre un accidente y se necesita extenso reposo. En este caso, si la atrofia está dada en los músculos de la pelvis, el hombre puede volverse impotente.

Diabetes: Se trata de una enfermedad crónica muy común en el mundo y es una de las enfermedades que tiene mayor incidencia en la disfunción eréctil, especialmente en aquellos pacientes que sufren Diabetes Mellitus, de tipo endócrina.

Colesterol: El colesterol LDL (malo) con valores elevados en conjunto con la baja del colesterol HDL (bueno), o el aumento de los triglicéridos, se conoce una enfermedad que daña las arterias, que son obstruidas, y afectan también a la erección porque no permiten una circulación adecuada en el pene.

Desórdenes hormonales: Estos trastornos son causantes en gran medida de disfunción eréctil, ya sean enfermedades como por ejemplo el hipotiroidismo o el hipertiroidismo, o la baja concentración de testosterona, que es la hormona masculina primordial.

Obesidad: Se trata de una enfermedad relacionada con la acumulación de grasa por la ingesta de una cantidad de calorías mucho mayor a la que el organismo puede gastar. La obesidad no solo afecta a las erecciones, sino también al deseo sexual. Además se desarrollan otras enfermedades comúnmente relacionadas con la obesidad, como la hipertensión, el colesterol, diabetes, etc.

Un derivado es el síndrome metabólico, que se trata de la combinación de obesidad, con diabetes e hipertensión con dislipemia, un derivado que causa sin lugar a duda impotencia.

Consumo de tabaco y alcohol: El consumo del tabaco no solo puede generar impotencia por si mismo, sino que además afecta a las venas y al sistema circulatorio, otro desencadenante de la DE. En el caso del alcohol, además puede producir menor testosterona en el organismo, la disfuncion erectil por alcohol puede darse tanto en quienes consumieron ocasionalmente pero en grandes cantidades, como en aquellos hombres que tienen alcoholismo crónico.

Ingesta de fármacos: El consumo de fármacos para tratar diversas enfermedades pueden causar impotencia masculina, como por ejemplo los antipsicóticos, los antidepresivos, ansiolíticos, psicotrópicos, hormonas esteroideas, antihipertensivos, antineoplásicos, etc.

Problemas psicológicos: Muchas veces las causas de la impotencia no están relacionadas con enfermedades orgánicas, sino que se encuentran en nuestra mente, son quizás las más sencillas porque se resuelven con tratamiento psicológico, pero a su vez pueden ser las más complicadas porque generan un círculo vicioso extremo si no se corrigen con rapidez.

Algunos de los trastornos relacionados con las causas de la disfuncion erectil psicológicas son: ansiedad, depresión, estrés, bipolaridad, autoestima baja, traumas por una relación sexual anterior, problemas con la pareja, etc.

Tratamientos para Disfuncion Erectil

Lo primero que diremos es que los tratamientos disfuncion erectil dependen de acuerdo al paciente y a la causa de la patología. Es recomendable acudir a un profesional para que pueda realizar el diagnóstico indicado y de esa manera poder incursionar en el tratamiento adecuado.

Generalmente, la disfunción eréctil se corrige cuando se elimina o se controla la causa que la está produciendo. De igual manera hay tratamientos para poder controlar directamente la impotencia masculina, y a continuación verás algunos de ellos:

Jugos y batidos: Pueden realizarse de forma casera o comprarse los batidos, son todos de origen natural.

Fármacos: Los fármacos indicados como tratamiento para la disfuncion erectil tienen el accionar del conocido viagra y se toman en el momento del coito para poder conseguir una erección. Aunque también podrás encontrar píldoras que se toman de manera cotidiana.

Inyecciones: Las inyecciones tienen el mismo accionar que los fármacos, se aplican en el momento, deben colocarse en el tronco del pene y hace que se genere una erección con una duración de aproximadamente una hora.

Cremas: Continuamos con los iniciadores de erección, y en este caso mencionamos las cremas, son tópicos de aplicación externa, sobre los cuerpos cavernosos; ayudan a la dilatación de las venas y a la erección. Tienen menos efectos secundarios que las inyecciones y los fármacos, es sumamente aconsejable que se utilice un condón para que dicha crema no esté en contacto con la vagina.

Remedios caseros: Se pueden preparar en casa o comprarse en sitios naturistas, generalmente están hechos en base a semillas, hierbas, vegetales, etc.

Homeopatía: Los tratamientos impotencia con homeopatía son tratamientos alternativos que se combinan con los remedios caseros ya que son opciones que naturales fabricadas en laboratorios, tanto para la erección como para la causa que provoca el problema.

Acupuntura: Otro tratamiento alternativo para curar la impotencia es la acupuntura, una práctica oriental que se basa en la aplicación de pequeñas agujas donde se encuentran las terminaciones nerviosas, la acupuntura se utiliza para tratar muchas afecciones incluyendo la disfuncion eretil. Es indudable que para practicar este tratamiento debes buscar un profesional.

Herbolario: Se compone como la utilización de combinaciones de hiervas para mejorar la disfuncion erectil, incluso para tratar su causa, como la falta de testosterona, los problemas de circulación, etc. Dentro de las hierbas más recomendadas se encuentra el panax, ginkgo biloba, horny goat, etc.

Alimentación: Si sufres de disfunción erectil, puedes consumir determinados alimentos que ayudan a mejorar la circulación, a la relajación de los músculos, la producción de testosterona, etc. dentro de los alimentos recomendados para tratar la impotencia masculina, podemos mencionar los frutos rojos, semillas, coles, frutos secos, carnes magras, pescados, lácteos, etc. con especial énfasis en la L-Arginina y el Omega 3.

Ejercicios: Hay determinadas rutinas de ejercicios que son recomendados como complemento de los tratamientos para la impotencia masculina. Por un lado podrás encontrar los ejercicios de relajación y respiración; luego la actividad física para favorecer el funcionamiento del organismo, como por ejemplo las rutinas cardiovasculares; y finalmente tenemos los ejercicios directos para la disfunción erectil como los Kegel, que deben hacerse en al menos 30 repeticiones por día, comprimiendo y luego relajando los músculos de la pelvis.

Eyaculación Precoz – Concepto y Tratamientos

La eyaculación precoz es la aparición de una eyaculación prematura en el hombre, puede presentarse segundos después de la penetración o incluso antes de la misma. Al igual que la disfunción erectil, la eyaculación precoz es una patología que se presenta al menos una vez en los hombres, pero la continuidad de los episodios genera la patología, necesita un diagnóstico y un tratamiento.

Es importante determinar que hay diferentes causas que pueden provocarla, y es importante diagnosticarla para hacer un tratamiento específico y al eliminar la causa pueda corregirse con normalidad la expulsión del semen. Los tratamientos eyaculación precoz directos, pueden ser:

Antidepresivos: Muchas veces se recetan antidepresivos que tienen una inhbición en la recaptación de la serotonina para lograr el retraso de la eyaculación, no se ingieren de manera crónica, sino que se administra antes de la relación sexual.

Analgésicos: Hay determinados analgésicos, como el tramadol que es de origen opioide que al igual que los antidepresivos provocan una inhibición de la serotonina y retrasan la eyaculación. Generalmente deben ingerirse dos horas antes del coito.

Cremas: En el mercado se pueden encontrar tópicos que son de aplicación local y tienen propiedades anestésicas, se deben aplicar en el pene para reducir la sensibilidad y de esta manera retrasar el tiempo de la eyaculación. Sin embargo hay que tener en cuenta que no se una cura, y también puede traer aparejados problemas como la disfunción eréctil por lo anestesiado del miembro.

Terapias psicológicas: Concurrir a un terapeuta es una buena recomendación, más aún cuando la causa de la eyaculación precoz es psicológica. De esta manera el profesional podrá detectar el motivo por el cual no se puede contener la eyaculación, pudiendo tratar el estrés y la ansiedad.

Ejercicios: Podrás llevar a cabo ejercicios específicos para poder retrasar la eyaculación, incluyendo:

  • Ejercicios de relajación: Mantener la mente en blanco es indispensable, sin pensar constantemente en la eyaculación. Un tip recomendado es, durante la relación sexual, golpear el paladar con tu lengua, esto ayudará a relajarte.
  • Ejercicios Kegel: Los mencionamos anteriormente, es el de comprimir y relajar los músculos de tu pelvis. Se recomiendan entre 30 y 100 repeticiones diarias.
  • Parar y seguir: Esta técnica se realiza en la relación sexual, en el momento en el que sientes que llega la eyaculación, debes parar el acto, esperar al menos 30 segundos y seguir.
  • Comprimir el pene: También se lleva a cabo durante el coito o la masturbación, cuando sientes la llegada de la eyaculación debes apretar de forma suave la punta del pene durante uso pocos segundos, y luego seguir.