Select Page

En la sociedad, una gran cantidad de hombres sufren de problemas de erección, muchas veces, este trastorno es provocado por causas psicológicas, como pueden ser la ansiedad, el estrés, la depresión, etc.; pero muchas otras veces es causado por problemas orgánicos, como por ejemplo la hipertensión, la diabetes, o por ejemplo, en el día de hoy, trataremos el tema sobre el colesterol e impotencia.

La erección está basada en el accionar del sistema circulatorio, ya que la erección se produce cuando los cuerpos cavernosos del pene se llenan de sangre, por lo que si el estado de los vasos sanguíneos y las arterias no es bueno, la erección no será la adecuada ya que no se logrará la circulación de sangre correcta.

Por lo que es fácil determinar de que si hay algún trastorno de tipo vascular, se puede ver afectado todo el proceso de la erección, con una reducción en el flujo de sangre del pene e impidiendo que la erección sea lo suficientemente fuerte y duradera para concretar una relación sexual.

En la relación de la disfuncion erectil y el colesterol alto, se determina que este último se acumula en las arterias del pene en conjunto con otros lípidos, lo que limita el paso de la sangre, se bloquea el espacio que tiene para que la sangre llene los cuerpos cavernosos del pene y se consiga una erección correcta para mantener el coito, pero esto no es todo. Además el colesterol alto, puede ocasionar daños en el sistema nervioso, lo que provoca que el pene no obtenga los impulsos que necesita para fomentar la erección. Y además se incluye un factor determinante en la relación entre el colesterol e impotencia y es la alteración en la producción de testosterona, un trastorno conocido como hipercolesterolemia, en donde el nivel bajo de la hormona en el organismo puede no solo afectar a las erecciones, sino también al deseo sexual, que hoy en día es una de las causas en el 72% de los hombres que tienen un libido bajo.

De acuerdo a estudios realizados, podemos establecer los siguientes parámetros:

  • El 78% de los pacientes que se presentan en consultas profesionales por problemas sexuales, presentan signos de impotencia e hipercolesterolemia.
  • El 72% de los hombres que padecen hipercolesterolemia pierden el deseo sexual.
  • Los hombres que tienen más de 270 mg/dL son más propensos a padecer cáncer en el testículo, una elevación cuatro veces mayor de aquellos hombres que tienen un colesterol menor a 220 mg.

Controlar tus niveles de colesterol es sencillo, debes cambiar tus hábitos de vida, incluyendo una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio, no ingerir alcohol ni consumir tabaco, etc.

El colesterol causa impotencia, y es importante que realices tus chequeos médicos, para controlar el trastorno, en el caso de padecer DE por el colesterol alto, el profesional podrá diagnosticarte de manera correcta y te indicará el tratamiento adecuado.

¿Quieres más detalles sobre las causas de impotencia? Ingresa a: