Select Page

A disfuncion erectil es conocida como la imposibilidad de concretar una erección de forma total y completa; o la imposibilidad de mantener la erección para concretar la relación sexual, o a si mismo la presencia de una erección que no tiene la dureza suficiente para el coito.

Son muchas las causas que pueden hacer presente la impotencia en el hombre, desde causas orgánicas hasta causas psicológicas. Si bien se debe tener en cuenta que la mayoría de los hombres han sufrido o sufrirán al menos de 1 episodio de impotencia en su vida, si estos episodios tienen una permanencia de más de 3 meses, es necesario que se consulte con un especialista para determinar el trastorno.

Hoy hablaremos sobre la disfuncion erectil e infección urinaria, es decir la impotencia como consecuencia de la infección.

La infección urinaria, también conocida como infección de orina, se compone en general por una infección que es provocada por una bacteria que suben por la uretra y afectan a los tejidos. Por lo general, y en la mayoría de los casos, la infección se determina y produce por la bacteria intestinal llamada Escherichia Coli, y proviene de las heces del paciente. En menor medida, la infección puede ser provocada por agentes patógenos, y en el caso de las personas que padecen diabetes mellitus, la principal causa de dicha infección es la presencia de hongos.

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer infección urinaria son:

  • Malformaciones en las vías urinarias.
  • Cálculos renales o cálculos en la vesícula.
  • Diabetes mellitus.
  • Poseer un sistema inmunológico débil.
  • El uso constante de un catéter urinario.
  • Presencia de tumores.
  • Beber pocos líquidos.
  • Y demás.

La relación existente entre la impotencia e infeccion urinaria es generalmente de carácter transitorio y pasajero. Por lo general, las dificultades para tener o mantener una erección se produce en la fase aguda de la infección, pero no es un efecto directo, sino que es debido al malestar que se tiene y al dolor localizado en las zonas genitales.

La solución a ambos problemas, tanto la impotencia por vías urinarias y a la infección, es el tratamiento correcto de la segunda. La infección solo dura días o pocas semanas, por lo que en el caso de que se extienda por más de un mes, es necesario consultar a un especialista en urología para que practique los exámenes necesarios y pueda determinar el diagnóstico correcto, siendo que pueden existir otros problemas en la próstata o en la vejiga, y que estos sean los causantes tanto de la DE como de la infección.

En el caso de que la infección urinaria sea curada pero aún siga la impotencia, se deberá evaluar si existe una causa orgánica para dicha DE, o si se trata de algún impedimento psicológico como por ejemplo estrés, ansiedad, depresión, miedo a no poder concretar la relación sexual, etc.

Para conocer más detalles sobre las causas de la disfuncion erectil, puedes visitar por ejemplo: